Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Clamor por los débiles: reflexiones a partir del Salmo 10

El Salmo 10 es una continuación acróstica del salmo anterior y pone en manifiesto el tema del juicio a favor de los débiles y el castigo de la gente malvada.[1] El salmo contiene legítimas amonestaciones de carácter social y práctico para la tarea del creyente con los más débiles y vulnerables.

La situación social del salmista

El poema reacciona ante las personas que no tienen principios morales que guíen sus conductas diarias, y utilizan el poder que ostentan para hostigar, herir y aprovecharse de las personas más débiles.[2] En la categoría de «débiles» fácilmente encajan los marginados sociales de la sociedad judía preexílica: pobres, huérfanos, viudas, extranjeros, esclavos, endeudados, oprimidos, enfermos, heridos, etcétera. El salmista, que parece identificarse con uno de estos grupos sociales, ora a Yahvé en lenguaje de súplica por los inocentes que son afligidos y oprimidos a mano de los impíos.

El tema del pobre, débil y desvalido no es nuevo en la discusión teológica contemporánea. Desde América Latina la Teología de la Liberación (TL) hacía lo propio con respecto al tema. Pero, como bien apuntaron los teólogos de este movimiento, la pobreza no es lo contrario de riqueza material sino la consecuencia de las relaciones que humillan, sojuzgan, abandonan y desprecian al ser humano.[3] Si bien la definición moderna de “necesitado” está mayormente relacionada con carencia de bienes materiales, el concepto planteado en el salmo 10 sigue presente en las sociedades latinoamericanas actuales. El perfil socio-jurídico de los “débiles”, también alcanza a los marginados socialmente, los sub-privilegiados, cuya situación desesperada se pone de manifiesto allí donde se promete justicia y ayuda, como afirma Hans-Joachim Kraus: los pobres son los perjudicados y desamparados en la lucha por la existencia.[4]

La situación social hoy

En América Latina parecen que la situación recae sobre los niños huérfanos y madres solteras. Un estudio presentado en febrero de 2017 reflejó que los hogares monoparentales son los principales lugares donde prevalece la vulnerabilidad de los más pequeños. Si bien es cierto que este incremento obedece a múltiples y complejos factores, entre los que se destacan algunas modificaciones que se han venido presentando en las estructuras y dinámicas familiares actuales, ha aumentado las disoluciones matrimoniales. Los hijos se hacen a cargo de los padres (generalmente la madre); han disminuido los matrimonios y las uniones civiles de largo plazo; en algunas poblaciones de escasos recursos, las mujeres tienden a tener hijos a temprana edad, revelando las relaciones efímeras e inestables.[5]

Esta situación nacional empuja a los más vulnerables a moverse a situaciones de riesgo para su desarrollo. Save, the Childrens informó que en Guatemala el 76% de las niñas de 15 años saben leer; el 25% de los niños en edad escolar no van a la escuela; el 29 de cada 1000 niños mueren antes de cumplir 5 años; el 26% de los niños se dedican al trabajo infantil y el 59% de la población de Guatemala vive en pobreza.[6] Escenarios como estos empujan a los más pequeños a ser privados de una vida más justa.

También existen víctimas inocentes que viven subyugados a la opresión (consiente o inconsciente) que conduce a la explotación de los más débiles y de los más vulnerables a manos de los fuertes.[7] En el peor de los casos, esta explotación puede tener alcances sexuales. Solo en el año 2019, el Ministerio Publico (MP) recibió 6,293 denuncias por delitos de violencia sexual a menores. Hasta el 31 de agosto de este año el Ministerio de Salud Publica y Asistencia Social reportó que 1,180 niñas menores de 14 años quedaron embarazadas,[8] muchas de ellas a manos de un familiar cercano.

Si bien, dentro del tejido social los infantes conforman la población más indefensa, muchas de sus madres no se quedan atrás. Estadísticamente hablando, una de cada cinco madres en Guatemala enfrenta la vida sin cónyuge. Al menos unas 721,282 mujeres enfrentan la vida como madres solteras.[9] Los desafíos inmediatos de estas madres son lograr la adquisición de recursos económicos, cuidar y educar a sus hijos; sin perder de vista que todo esto lo hacen desde una sociedad poco tolerante, que estigmatiza y juzga con perversidad.

Sé parte de la misión de icrux

Relevancia del salmo

Bajo esta realidad toma relevancia el salmo10. Como ya se ha expresado, el salmo es una súplica de un tercero por los miembros más desfavorecido. En lenguaje de súplica, el salmista pide a Dios que actúe en contra de aquellos que abusan del desfavorecido. El salmo es un clamor por la intervención divina en medio de la realidad de los indefensos y de los huérfanos. Luis Alonso Shchökel, atinadamente, indica que el salmista reclama la intervención divina: “¡No te olvides de los pobres! ¡No ignores el dolor de los menesterosos! ¡No rechaces la oración de los necesitados! ¡No olvides las consecuencias sociales, económicas y espirituales de la gente que padece necesidad!”.[10]

Estas condiciones similares de la época invitaron al escritor del salmo a buscar lamentarse delante de Yahvé, así, las condiciones sociales actuales invitan a un agente a tomar el papel del salmista y alzar la voz hacia Yahvé, para dar voz a los que no la tienen. El grito de denuncia para los malvados sobre sus acciones, se le conoce como voz profética, misma a la que se refiere el Dr. David Suazo: es la denuncia de los males sociales, tanto en los tiempos antiguotestamentarios, como los del tiempo presente.[11]

La responsabilidad de levantar esta voz profética recae sobre individuos anónimos como en el caso del escritor del salmo 10. La labor es de denuncia para los malvados, pero también es un clamor de justicia para los indefensos, un lamento de juicio y justicia. Walter Brueggemann con respecto al término “justicia”, por ejemplo, afirma: “por justicia nos referiremos a la capacidad de Yahvé de estar presente en situaciones difíciles y de intervenir poderosa y decisivamente en pro de la rehabilitación, la restauración y el bienestar”.[12] Con base a esta definición, el papel del creyente es el de interceder con ruegos y suplicas para que Yahvé manifieste su intervención poderosa  en pro de la restauración del bienestar de los más vulnerables.

En estos días, donde las estadísticas son alarmantes, con relación a los niños y mujeres, se puede llegar a dudar de la manifestación de Dios o exigir su intervención. Sin embargo en esa aparente ausencia es posible entablar un diálogo con Dios. Es posible y necesario orar el salmo 10. Es el momento de clamar por la intervención y la providencia de Dios para que inunde su luz en la existencia de los débiles y esperar un mejor futuro. [13] Yahvé es juez justo y él considera el mérito de cada uno para castigar a los impíos y recompensar a los justos.[14]


[1] Samuel Pagán, Comentario de los Salmos (Miami: Patmos, 2007), 148.

[2] Ibíd., 154-155.

[3]Ibíd.

[4] Hans-Joachim Kraus, Teología de los Salmos (Salamanca: Sígueme, 1985), 207.

[5]Jesús Rosales Valladares, “Las familias más vulnerables”, 27 de febrero 2017, https://www.e nfoquealafamilia.com/single-post/2017/04/21/Las-familias-m%C3%A1s-vulnerables (19 de septiembre de 2019).

[6] Save the Childrens, “The Challenge for Children in Guatemala”, 2018, https://www.savethec hildren.org/us/what-we-do/where-we-work/latin-america/Guatemala (19 de septiembre de 2019).

[7] M. H. Manser, “Débiles”, Diccionario de temas bíblicos, ed. Guillermo Powell (Bellingham: Software Bíblico Logos, 2012).

[8] “Estadísticas: Secretaría contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas”, 2019, http://www.svet.gob.gt/estadistica (19 de septiembre de 2019).

[9] Manuel Villacorta, “Madres solteras: un asunto de estado”, Prensa Libre (Guatemala), 13 de agosto 2018.

[10] Luis Alonso Shchökel, Comentario a La Biblia de nuestro pueblo (Bilbao: Mensajero, 2006, versión Logos).

[11] David Suazo, La función profética de la educación teológica evangélica en América Latina (Barcelona: Clie, 2012), 51.

[12] Walter Brueggemann, Teología del Antiguo Testamento: un juicio a Yahvé (Salamanca: Sígueme, 2007), 148.

[13] Michael Wilcock, Salmos: cantos para el pueblo de Dios, Comentario Antiguo Testamento (Barcelona: Andamio, 2012), 70.

[14] Alphonsus de Liguori, The Divine Office: Explanation of the Psalms and Canticles, The Complete Works of Saint Alphonsus de Liguori (New York: M. H. Gill & Son, 1889), 57.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Suscríbete

Archivo

Publicaciones mensuales

Lo más popular

Fe & Actualidad

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para estar al día

Publicaciones recientes

Podcast

Modelos de interacción entre ciencia y cristianismo

Gonzalo Chamorro, Guillermo W. Méndez y Josué Estrada dialogan sobre las distintas reacciones o actitudes que ha tenido el cristianismo ante la ciencia en la historia. De igual manera, presentan los principales modelos de interacción entre ciencia y fe: conflicto, independencia, diálogo e integración.

Escuchar »

Ciencia y cristianismo

Gonzalo Chamorro, Guillermo W. Méndez y Josué Estrada conversan sobre la vinculación entre ciencia moderna y cristianismo, explicando que los cristianos han sido uno de los motores principales para desarrollar el conocimiento científico. Lejos de haber un conflicto, la ciencia ha explicado el «cómo» y la fe responde al «qué» o «por qué».

Escuchar »

Teorías de la ciencia

Gonzalo Chamorro, Guillermo W. Méndez y Josué Estrada abordan en este episodio, de manera general y panorámica, las distintas teorías o escuelas de pensamiento que se han desarrollado en la historia de la ciencia: del movimiento a la teoría de la relatividad o de Darwin al diseño inteligente.

Escuchar »