Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Cinco consejos para los padres

    El mundo de hoy representa un desafío para los padres, pues gran parte de los “hijos modernos” se crían en hogares que no reflejan el modelo tradicional de familia; vale aclarar que el modelo tradicional, diseño ideal de Dios, es y seguirá siendo la mejor alternativa. Por eso quiero dar algunas ideas sobre criar a los hijos independientemente de tu situación familiar.

    Un pensamiento constante

    Quiero comenzar por decirte que Dios no espera que seas un padre o madre perfecto, sino que seas un padre o madre conforme a su corazón.  Algunas preocupaciones constantes de todo padre son: ¿Cómo será el camino de los hijos en el futuro?, ¿Qué decisiones tomarán? ¿Con quién se casarán?, ¿Qué querrán estudiar?, Etc. incluso, alguna vez los papás se preguntan ¿en qué he fallado? Partiendo de este concepto, quiero darte algunas ideas para criar a los hijos.

    1. Se genuino

    “Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta. Sin embargo, alguien dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Pues bien, muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré la fe por mis obras”, Santiago 2: 17-18. Muchos papás esperan que sus hijos “hagan lo bueno” que ellos mismos no hacen. Por ejemplo: que diga la verdad, cuando tú le mientes; que aprenda a valorar las cosas, cuando tú no lo haces; que sea respetuoso, cuando tú eres irreverente. Recuerda que al final del día tus hijos imitarán tu ejemplo.

    2. No les mientas

    “Cuando ustedes digan sí, que sea realmente sí; y, cuando digan no, que sea no. Cualquier cosa de más, proviene del maligno.” Mateo 5:37. Que tus hijos sepan que papá o mamá cumplen su palabra.

    3. Fórmalos para luego dejarlos ir

    “Los hijos son una herencia del Señor, los frutos del vientre son una recompensa. Como flechas en las manos del guerrero son los hijos de la juventud.  Dichosos los que llenan su aljaba con esta clase de flechas” Salmo 127:3-5a. Los hijos son un regalo de Dios, pero son para formarlos y luego dejarlos ir. Recuerda la orden fundamental del matrimonio: El hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer.

    La Biblia menciona que los hijos son como flechas, esta es un arma que, una vez forjada, se deja ir. En otras palabras, los hijos, una vez terminada su etapa de formación, deberán partir. Retener a los hijos más tiempo del debido es hacerles un daño; el enviarlos afuera muy antes de tiempo es hacerles un daño. Nuestro trabajo es formarlos en el tiempo adecuado, y luego dejarlos partir.

    Sé parte de la misión de icrux

    4. Instrúyelos en “su camino”

    “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él” Proverbios 22:6. El hebreo del pasaje aquí presenta dos palabras que deben ser analizadas con mucho cuidado:

    Instruye: La instrucción denota formación, capacitación, disciplina, inversión (de tiempo y recursos), etc. Esta palabra es utilizada muy pocas veces en el AT, y en todas ellas tiene una connotación de consagrar. Lo que nos da a entender que aquí también se está hablando de consagrar a nuestros hijos al camino de la sabiduría, la fe y la moral.

    En su camino: tiene una connotación muy importante que debemos tomar en cuenta: El camino es el del niño, no el del padre. Deja de pretender que tus hijos sean lo que tú no pudiste ser, o que sean lo que tú quieres que sean. Ellos son con sus gustos, preferencias, sueños, habilidades, temperamentos. Ellos fueron formados por Dios de manera única e individual, esa individualidad y vocación debe ser respetada por los padres.

    La combinación de ambas palabras: “instruye al niño en su camino” forma una sola frase con un significado muy importante, para hacerlo claro, lo diremos así: Nuestro trabajo como padres es formar a los niños en el camino que Dios tiene para ellos. Esto significa: No los vamos a forzar a ser alguien que no son, ni a ser los hacedores de nuestros sueños egoístas, vamos a respetar su individualidad. Por otro lado, tampoco los vamos a dejar a que ser “formen” solitos como puedan; vamos a trabajar en formarlos en ese camino que les es propio, enseñándoles devoción, moral, dedicación, disciplina, etc.

    5. No seas exigente

    “Padres, no exasperen a sus hijos, no sea que se desanimen” Colosenses 3:21 y Efesios 6:4. Aquí, el apóstol Pablo nos da un gran consejo para los padres: “No exasperen a sus hijos”. Exasperar: que en griego es erethizo, quiere decir: resentir, mover a amargura, provocar, irritar. Esta es una palabra utilizada por el apóstol Pablo para advertir a los padres que no seamos tan exigentes con los hijos, que estos pierdan las ganas de intentar obedecernos.


    Entonces, la exhortación de Pablo es esta: Padres, disciplinen y formen a sus hijos, pero cuidado que sean tan estrictos o demandantes con ellos para que no lleguen a rendirse por completo.

    Conclusión

    Recuerda que al final del día, como padres, delante de Dios, nuestra tarea es formar a nuestros hijos en los caminos del Señor y dejar que sean ellos, de la mano de Dios, quienes lo caminen.

    Compartir

    Share on facebook
    Facebook
    Share on twitter
    Twitter
    Share on email
    Email
    Share on whatsapp
    WhatsApp

    Suscríbete

    Archivo

    Publicaciones mensuales

    Lo más popular

    Fe & Actualidad

    0 comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Para estar al día

    Publicaciones recientes

    Podcast

    Modelos de interacción entre ciencia y cristianismo

    Gonzalo Chamorro, Guillermo W. Méndez y Josué Estrada dialogan sobre las distintas reacciones o actitudes que ha tenido el cristianismo ante la ciencia en la historia. De igual manera, presentan los principales modelos de interacción entre ciencia y fe: conflicto, independencia, diálogo e integración.

    Escuchar »