Pandemia y confianza en Dios
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Pandemia y confianza en Dios ¿Es la oración la receta mágica en medio de la pandemia?

    La pandemia ha hecho que la oración de los creyentes sea una práctica más frecuente que antes. Es natural que cuando hay alguna crisis personal, familiar, nacional o mundial como es el caso de esta pandemia, la oración se haga con más intensidad y con más frecuencia. En medio de esta pandemia muchas iglesias han programado reuniones virtuales de oración que se han visto más “concurridas” que las tradicionales reuniones presenciales de oración. Prácticamente todo el mundo, dentro del círculo evangélico, reconoce que las reuniones de oración han sido las menos concurridas entre el abanico de reuniones que la iglesia ofrece a sus miembros. Como que estamos orando más, porque sentimos que lo necesitamos más.

    Ahora bien, ¿por qué oramos? ¿Cuál es el contenido de las oraciones de ahora? Bueno, hay de todo; desde las peticiones personales por salud, protección en medio de la pandemia, provisión para las necesidades básicas hasta las oraciones para que el virus desaparezca y la crisis de salud también desaparezca. Algunos pastores se han atrevido a “declarar” que el virus ya se fue o que no va a venir a este o aquel lugar. Se declara la derrota del virus y con base en eso, hay quienes desafían las disposiciones gubernamentales de protección sanitaria para demostrar que el virus está derrotado. ¿Qué debemos incluir en nuestras oraciones? ¿Ser vale “declarar” la derrota del virus o de la tormenta o del huracán o cualquier otra calamidad? ¿Se vale declarar la sanidad de los enfermos del COVID 19? ¿Hay lecciones en la historia y en la Biblia? Veamos.

    Un poco de historia

    La historia de la iglesia cristiana está llena de ejemplos de oración en medio de crisis. Los cristianos de los primeros siglos se dedicaban a la oración en medio de la crisis de persecución que sufrían. Oraban por protección, sí, pero también por consuelo, por paciencia e incluso por los enemigos, tal como lo enseña el Evangelio (Mt 5:44). Las diversas situaciones difíciles que vivieron los cristianos en los primeros siglos y durante la Edad Media produjeron grandes movimientos de oración y de piedad religiosa. El movimiento monástico nació en parte debido a esas situaciones criticas que se vivieron. Algunos buscaron refugio en lugares separados como monasterios y conventos y se dedicaban a la oración y a los hábitos devocionales como la lectura de las Escrituras y la meditación. No todos estaban de acuerdo con esa forma de expresión de la fe cristiana, pero algo es cierto, se cultivó la devoción.

    Al final de la Edad Media surgió un movimiento que se llamó “misticismo”, porque ponía énfasis en la experiencia espiritual individual que incluía la oración. Muchos ven en la famosa peste negra el origen de este movimiento, ya que empujó a algunos a refugiarse en esas experiencias para poder soportar esa calamidad. Un famoso personaje de esa época se llamó Tomás de Kempis y escribió un libro devocional muy leído que se llama Imitación de Cristo. Desde entonces muchos místicos han influido, sobre todo en la piedad católica.

    Durante la Reforma Protestante del siglo XVI sobresalen las experiencias de Lutero en las que la oración jugó un papel importante. Se dice que Lutero dedicaba largas horas de oración en preparación para algún evento importante en su agitada y sufrida vida. Algo similar se puede decir de los otros grandes reformadores. Muchos personajes del mundo protestante posterior fueron ejemplos de oración en todo tiempo, pero particularmente en tiempos de crisis. Juan Wesley es uno de ellos. En los últimos tiempos han surgidos otros movimientos “místicos” como el pentecostalismo con su énfasis en la experiencia del Espíritu Santo, donde la oración juega un papel importante.

    El mundo evangélico más tradicional ha tenido la oración como un elemento importante de la piedad personal y dentro del culto público, pero como que a medida que pasa el tiempo ha ido decayendo el entusiasmo y la devoción. Sin embargo, esta pandemia no ha devuelto el entusiasmo por orar, precisamente, por estar viviendo tiempos difíciles.

    Sé parte de la misión de icrux

    Un poco de Biblia

    No es necesario convencernos bíblicamente de la importancia y la necesidad de la oración. Todos sabemos eso y tenemos en la mente y el corazón textos bíblicos que nos ayudan. Los Salmos siguen siendo oraciones inspiradas que nos ayudan en todo tiempo, pero sobre todo en tiempos de crisis y gran necesidad como esta crisis. ¿Quién no sabe de memoria el salmo 23 o el salmo 91? Las oraciones de Nehemías (Neh 1) ha servido de ejemplo de oración en medio de la crisis. Nehemías no solamente ora por la situación critica que vive su pueblo en Jerusalén, sino que va más allá al glorificar el nombre de Dios y al confesar los pecados del pueblo.

    En el NT encontramos la oración modelo de Jesús (Mt. 6:9-15) en donde se dice: “no nos metas en tentación, más líbranos del mal”, pero también se busca la gloria de Dios y que se haga su voluntad. Jesús mismo oró intensamente antes de enfrentar alguna decisión importante, como escoger a sus discípulos (Lc 6:12-13) o enfrentar la muerte (Mc 26:11).

    Todos los escritores del NT enseñan algo sobre la oración o describen cuando los cristianos oraron en medio de situaciones de crisis, como la persecución que enfrentaron de parte de las autoridades judías en los primeros años (Hech 4:23-31). En todos los casos el enfoque no está tanto en los problemas en sí o en las peticiones por protección y cuidado, aunque eso está incluido, sino en la persona de Dios y en lo que Él es y hace. Muchas veces nosotros nos enfocamos en nosotros mismos y en que Dios nos ayude a salir de la crisis y nos olvidamos que Dios sigue siendo Dios y su nombre debe ser glorificado siempre.

    Un poco de actualidad

    ¿Qué hacemos hoy en medio de la pandemia? ¿Oramos más que nunca? Lo más probable es que sí. ¿Las iglesias están organizando más reuniones de oración? Parece que sí. Se me ocurre pensar que todos los creyentes no solo estamos orando más ahora y con más intensidad, sino que la crisis de la pandemia aparece en todas las oraciones. Pedimos por protección para que no nos enfermemos del COVID-19. Si nos enfermamos o alguien de nuestra familia se enferma, pedimos por salud. También pedimos por provisión, especialmente aquellos que se han quedado sin trabajo o que están sufriendo escasez por causa de la pandemia. Además, pedimos por la salud emocional que tan afectada ha estado por los temores y la ansiedad que la pandemia ha producido. Y en general, pedimos que esta crisis se termine pronto y que todos regresemos a la “normalidad”.

    La oración ha sido nuestra compañera todo el tiempo, pero más ahora en medio de la crisis. Sigamos orando, pero tengamos cuidado de no centrarnos en nosotros mismos, sino en Dios, en quién es Él y en lo que hace, porque, al fin de cuentas seguimos pensando que para el creyente el futuro siempre es mejor.

    Compartir

    Share on facebook
    Facebook
    Share on twitter
    Twitter
    Share on email
    Email
    Share on whatsapp
    WhatsApp

    Suscríbete

    Archivo

    Publicaciones mensuales

    Lo más popular

    Fe & Actualidad

    0 comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Para estar al día

    Publicaciones recientes

    Podcast

    Modelos de interacción entre ciencia y cristianismo

    Gonzalo Chamorro, Guillermo W. Méndez y Josué Estrada dialogan sobre las distintas reacciones o actitudes que ha tenido el cristianismo ante la ciencia en la historia. De igual manera, presentan los principales modelos de interacción entre ciencia y fe: conflicto, independencia, diálogo e integración.

    Escuchar »