Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

La noche de Belén: el nacimiento del Salvador

    El relato del nacimiento de Jesús solo se cuenta en Mateo, Lucas y Juan. De estos tres, solo Mateo y Lucas hacen una referencia específica de lo que hoy figura como la celebración del nacimiento de Jesucristo. El relato del nacimiento que sucede en la noche representa algo más originario que la muerte.[1] De la noche se puede señalar que es un suceso particular pues se presenta de manera negativa y positiva. Por ejemplo, la noche del Getsemaní sería un acontecimiento doloroso, mientras que la de Belén sería de gozo. Por eso, la noche del nacimiento señala que la vida solo se recibe y por tanto hay que amarla sin heroísmo.

    El anuncio 

    Mateo y Lucas narran claramente que el nacimiento de Jesús es anunciado por Dios. Los evangelistas refieren al ángel del Señor (Mt 1:20; Lc 2:9) o al ángel Gabriel (Lc 1:26, 28) como mensajeros. A parte de esto, Mateo, por ejemplo, argumentan dicho acontecimiento en los escritos del Antiguo Testamento: “…para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta” (Mt 1:22-23; 2:17-18, 23). Lucas en cambio, aunque no dice algo respecto al AT, los protagonistas como Simeón (Lc 2:25) y Ana (Lc 2:36) se muestran como piadosos judíos que atestiguan vehementemente el nacimiento como la promesa de Dios para Israel (Lc 2:25, 38).

    Lo más curioso del anuncio es que, aunque “la salvación viene de los judíos” (Jn 4:22), el relato se muestra de una manera universal. En Mateo los magos de oriente vienen para adorar al rey prometido en los escritos de los profetas, anuncio confirmado por los “principales sacerdotes, y escribas” (Mt 2:4, 5-6). La llegada de estos magos, guiados por la estrella, revela que el anuncio del nacimiento de Jesús fue un acontecimiento universal capaz de ser leído sobre el cielo estrellado (Mt 2:2). Lucas, de la misma manera acentúa que el suceso del nacimiento de Jesús no solo hizo eco terrenalmente en los pastores (Lc 2:8) sino también celestialmente en el canto de los ángeles (Lc 2:13-15).

    La revelación

    El nacimiento de Jesús no solo señala al hombre que la vida es de suyo propio, sino que la vida es una revelación. Los magos han leído en el cosmos una revelación (Mt 2:2, 9) y son protegidos por ella para cambiar de camino (Mt 2:12). José, que parece ser el protagonista del relato en Mateo es guiado por la revelación de Dios (Mt 1:20; 2:19, 22) en todo el proceso. Lucas, hace de María, la protagonista, y a ella le acontece la revelación en diálogo con el ángel (Lc 1:28); los pastores reciben la revelación en la noche del canto celestial (2:9, 13-14); de Simeón se dice que “le había sido revelado por el Espíritu Santo” (Lc 2:25-34) y Ana, que era profetisa, servía en el templo de día con ayunos y oraciones (Lc 2:37).

    Estos relatos señalan que la vida lleva a cabo la revelación y es revelada (M. H). De la manera que no es un asunto meramente individual, sino referido siempre en comunidad: el nacimiento “nos” es revelado como un “nuevo nacimiento” para la comunidad.

    Sé parte de la misión de icrux

    El nacimiento

    El nacimiento de Jesús, que sucede en la noche, no es más que el sí de Dios que posibilita la vida llena de alegría y gozo (Mt 2:10-11), aunque esta suceda en la intemperie, como lo narra Lucas (2:7). Este nacimiento revela enseñanzas singulares.

    La vida “nos” es dada

    El nacimiento guarda un misterio singular puesto que “podemos darnos muerte, pero jamás nacimiento” (E.F.). Cualquier nacimiento no se da así mismo: “porque un niño nos es nacido” (Is 9:5-6) y así se les anunciará a los pastores: “os ha nacido” (Lc 2:11). No se tiene un acceso directo al nacimiento, pero sí reconocer su veracidad. Así como el nacimiento sucede en la noche, no saberse nacido parece oscuro para todo hombre y solo es claro para los testigos de “mi” nacimiento.

    Lo que sucede en la natividad no es más que la celebración con los otros de la natalidad, puesto que solo así se rememora el acto de nacer. La natividad es “la manera de relacionarme con, y de esperar mi nacimiento con el nacimiento de otro en mí” (E.F.). Por esa razón está la alegría y el gozo, porque se sabe nacido gracias al reconocimiento de los otros. Los magos, María, José, Elizabeth, los pastores, Simeón y Ana son testigos del acontecimiento de Jesús: Dios ha nacido.

    El hecho de que darse vida es imposible revela que la vida llega gracias a la Vida misma (Jn). Nicodemo (Jn 3), como todo hombre naciente, tiene la posibilidad de reconocer que “ha nacido”, de la misma manera la Vida que Jesús ofrece es posible. No basta reconocer haber nacido una vez como Nicodemo, sino que se hace necesario renacer: “aunque Cristo hubiera nacido mil veces en Belén, si no ha nacido en ti, seguirás perdido para siempre” (Angelus Silesius).

    Venir al mundo

    El nacimiento no figura como ser “arrojado al mundo” (Heidegger) en el sentido de inscribirme en un mundo, sino hacer nacer un mundo. En el relato de Lucas, el nacimiento de Jesús se ha visto envuelto en un Belén oscuro, pero su nacimiento trae consigo la posibilidad de un nuevo mundo. La intemperie que ve nacer al Salvador posibilita otro mundo para aquellos que desean: “vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso” (Mt 11:28).

    Al venir al mundo, Jesús asume la condición de los seres encarnados que están expuestos a experimentarse, sufrir y padecer. Y este misterio del Dios venido carne, Pablo, los evangelistas, los apóstoles, los padres de la iglesia, los herejes y los concilios se esforzaron en pensarlo (M.H). El ángel le dice a José que el hijo de María ha sido “engendrado, del Espíritu Santo” (Mt 1:20) que señala que no procede del limo de la tierra, sino que se ha hecho carne, según el evangelista Juan, de él mismo, en él mismo y por él mismo: el verbo de vida (Jn 1 Juan 1).

    De esta manera, el cristianismo sitúa la salvación en la carne, en el nacimiento y no solo en la muerte. El ángel mismo le señala a José el nombre del naciente: “y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mt 1:21). El Emmanuel no solo señala al Dios con nosotros, sino que significa también, a la par del Padre nuestro que está en los cielos, el Padre nuestro que está en la tierra. El “nosotros” atendido por los pastores (Lc 2:11) señala al Salvador naciente, que es Cristo el Señor.

    Conclusión

    La noche del nacimiento de Jesús en este mundo significa aceptar la idea de un mundo común del hombre con Dios. A la vez, en este acontecimiento, nacer permite ver al mundo en el Verbo que señala la posibilidad de nacer en un nuevo modo de ser de todos los viviente, en el cielo o en la tierra. Por eso, en el anuncio revelado, el mundo celeste y el terrestre se unen como esta nueva manera de ver el cielo y la tierra: Dios con nosotros para que nosotros estemos con Dios.

    En el nacimiento de Cristo no solo nos relacionamos con él, sino que su nacimiento revela a todo naciente que venir al mundo sigue siendo una alegría y gozo. Y en este viviente se posibilita a todo hombre “nacer de otro modo”: nacer de Dios. 

    Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios (Jn 1: 12-13).


    [1] Cf. W. García, “Getsemaní, pandemia y agonía de Jesús: una lectura existencial y teológica” Instituto Crux (septiembre, 2020): https://www.institutocrux.org/blogs/buen-arbol/pensamiento-cristiano/2020/09/getsemani-pandemia-y-agonia-de-jesus/ (citado el 18 de diciembre).

    Compartir

    Share on facebook
    Facebook
    Share on twitter
    Twitter
    Share on email
    Email
    Share on whatsapp
    WhatsApp

    Suscríbete

    Archivo

    Publicaciones mensuales

    Lo más popular

    Fe & Actualidad

    La eutanasia

    En esta ocasión Gonzalo Chamorro, Susi Mejía y Axel Beteta reflexionan en la siguiente interrogante «¿Es moralmente aceptable la muerte asistida?».

    ESCUCHAR »

    0 comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Para estar al día

    Publicaciones recientes

    Podcast

    Modelos de interacción entre ciencia y cristianismo

    Gonzalo Chamorro, Guillermo W. Méndez y Josué Estrada dialogan sobre las distintas reacciones o actitudes que ha tenido el cristianismo ante la ciencia en la historia. De igual manera, presentan los principales modelos de interacción entre ciencia y fe: conflicto, independencia, diálogo e integración.

    Escuchar »