Categoría: Pensamiento Cristiano

El libro supremo: la Biblia

La Biblia es un libro que no solamente entretiene, divierte, embellece y da alegría a la vida de la persona; esta trae paz, aliento, esperanza, gozo, significado y razón de vida para todo aquel que quiera conocer la mente de Dios.

La existencia de Dios: reflexiones en torno al debate eterno

El comprender o explicar la realidad no excluye necesariamente a Dios. Una cosmovisión teísta considera a este como el Creador y no como parte de la creación. Esto es: la creación es lo que podemos percibir con nuestros sentidos, se puede comprobar experimentalmente; el Creador, por otra parte, es la fuente y origen de la creación.

Las «casualidades» de Dios

El testimonio bíblico refleja la importancia de influir en la vida de otros. No tenemos que ser indiferentes ante las necesidades de los demás. Debemos de ir más allá de las meras reuniones dominicales y de los títulos que nos «definen». Necesitamos ser parte de las grandes «casualidades» de Dios, aquellas que bendicen e inspiran a otros a seguir al Maestro.

Dios y el dolor humano

La praxis salvífica de Jesús manifiesta a un Dios de ternura, de amor, de solidaridad, de cercanía, de salud y bienestar, y esa es su respuesta ante el agudo sufrimiento experimentado en su contexto. Dicha perspectiva bíblico-teológica y pastoral no hace del dolor un camino que otorgue méritos frente a Dios.

Una falsa antítesis: el Espíritu versus el estudio ¡La fe y la inteligencia no son enemigas!

El Espíritu Santo nos guía por medio del estudio fiel de las Escrituras y el análisis comunitario de la fe. Cierto, para eso no se necesita un doctorado en hermenéutica, pero sí se necesita la disciplina de escudriñar el texto. El Espíritu Santo no es elitista, pero tampoco es antintelectual.

Amar, escuchar, servir y testificar: pasos para la evangelización

El amar, escuchar, servir y testificar son pasos simples que harán que mucha gente se encuentre con la pregunta decisiva de su vida, planteada por el mismo Señor: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» (Mt 16:15 RV60).

Absorción de la Palabra irradiada

Estamos siendo «irradiados» por diversos pensamientos, algunos buenos y otros malos, y es nuestra decisión elegir qué absorber y qué poner en práctica; recordando que las ideas que aceptemos guiarán, inevitablemente, nuestro actuar.

Comodidad o mediocridad, gemelas peligrosas

Sin embargo, el tiempo y la rutina religiosa hicieron desaparecer dichas dudas. Lo que siguió fue la comodidad y después la mediocridad; y estas dos «gemelas» —que siempre van de la mano— son muy peligrosas.

¿Son incompatibles las buenas obras y la salvación por fe?

Dios nos impulsa a ser la luz de este mundo. Nuestras buenas acciones tienen que brillar a la vista de todos, para que ellos alaben al Padre que está en el cielo (Mt 5:14-16). Decidir aislar la fe de las obras da como resultado una forma muy egoísta de vivir.

Para fomentar una mente cristiana auténtica

Es tiempo que leamos y estudiemos las Escrituras, escojamos buenos mentores, seamos miembros activos de una iglesia y elijamos bien a las personas que influyen en nuestro pensar.