Desafíos pastorales de la familia en el mundo contemporáneo

Las iglesias necesitan superar la mentalidad de centros de actividades para y por las familias, y comenzar a convivir en comunidad como una familia de fe. Aceptación y pertenencia son las necesidades humanas universales y solo la iglesia puede brindarla derribando todo tipo de muros y cerrando todo tipo de brechas.

Leer Más »

El drama de la resurrección

La humanidad acostumbrada al dolor y a la desesperanza pone sus ojos en la tumba. El cuerpo de Jesucristo, pasivo, descansa en paz. “¡Ahí está, oh muerte, tu victoria!”, exclaman algunos. El futuro sigue siendo gris, pero de una manera sorprendente algo pasa tras el escenario, donde los espectadores puede que no vean lo que realmente sucede. El escenario principal no es donde ellos creen. El final de la escena no está en la tumba, porque la tumba está vacía.

Leer Más »

El drama de la crucifixión

Para muchos filósofos y escépticos aquí está el problema: ¿encarnarse para morir? ¡Qué contradicción! ¡Mísera esperanza! Sin embargo, el Dios encarnado, Jesús, no solo entra en contacto con la humanidad sufriente de forma especial, sino que al mismo tiempo sufre, experimenta en su ser la realidad del dolor, creando (noten, otra vez, el acto creativo y libre) una comunión e identificación sin comparación.

Leer Más »

El drama de la encarnación

Así que, Dios crea de la nada con su Logos. Su poder se manifiesta no solo en la hermosura de su creación, sino también en la relación que establece con ella. Crea lo que él considera que es bueno, con las condiciones exactas para que el culmen de su creación, el ser humano, habite, se desarrolle y se relacione con él llevando su imagen e imitándolo.

Leer Más »