Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Dolor y miedo: descansar en Dios en medio de la pandemia

    En un mundo mercantilizado, que se mueve y gira con pasos vertiginosos, nos hemos acostumbrado a una sociedad que no conoce la quietud pues todo se ha convertido en ajetreo y carreras. Por eso es importante reflexionar en medio de la pandemia y hacer un autoexamen de cómo nos hemos desenvuelto como creyentes y si realmente estamos descansando en Dios.

    Un recorrido histórico

    Un vistazo histórico a las pandemias revela que la situación actual no es algo nuevo. John Lennox recoge algunos sucesos: la pandemia Antonia o plaga de Galeno del año 165-180 d.C., cobró 5 millones de fallecidos. La plaga de Justiniano (541-542 d. C.), enfermedad bubónica, donde murieron 25 millones de personas, también la conocida peste negra (1346-1353 d. C.), cobró entre 70 y 100 millones de vidas.1 Incluso en los últimos trescientos años podemos mencionar la gran plaga de Marsella (1720 d.C.); la pandemia de cólera (1820 d.C.), la gripe española (1920 d.C.) y ahora en el 2020 el coronavirus que ha alarmado a todos. Este recorrido muestra que nuestro mundo no ha estado alejado del azote de la enfermedad.

    El propósito del dolor 

    Que nuestro mundo sea azotado por la enfermedad nos puede llevar a seguir una interrogante hecha por J. C. Ryle: “¿Usa Dios la enfermedad para llamar nuestra atención?” El autor da cinco aseveraciones pertinentes: 1) La enfermedad ayuda a que los hombres recuerden la muerte. 2) La enfermedad ayuda a que los hombres piensen en serio en Dios. 3) La enfermedad ayuda a suavizar los corazones de los hombres y a enseñarles sabiduría. 4) La enfermedad sirve para derribarnos y humillarnos. 5) La enfermedad sirve para probar la profesión de fe de los hombres para ver si es verdadera o falsa.

    S. Lewis, por otro lado, es más contundente: “el dolor, en cambio, reclama insistentemente nuestra atención. Dios susurra y habla a la conciencia a través del placer, pero le grita mediante el dolor: es su megáfono para despertar a un mundo sordo”.2 No cabe duda de que Dios nos quiere decir algo, por lo cual, debemos estar quietos para oír su voz.

    El miedo que paraliza

    Se cuenta que un viajero se encontró con la fiebre amarilla cuando esta iba de camino a Bagdad. El viajero se sorprende y la saluda, luego le pregunta ¿hacia dónde te diriges? la fiebre amarilla responde: a Bagdad, a matar a cinco mil personas. El viajero quedó estupefacto. A la semana siguiente el viajero encontró de nuevo a la fiebre amarilla y le dice: fiebre amarilla, tú me has engañado, eres una mentirosa, me dijiste que ibas a Bagdad a matar a cinco mil personas, y no mataste cinco mil, sino que fueron cincuenta mil personas las que mataste, a lo que respondió la fiebre amarilla: yo en realidad maté solo a cinco mil personas, las otras cuarenta y cinco mil murieron de miedo… ¡vaya lección!  ¿Cuál es nuestra actitud ante esta situación? ¿Dejaremos que el miedo nos paralice o pondremos nuestra confianza en Dios?

    El miedo es uno de los sentimientos que se puede apoderar de nuestras vidas en esta situación. Por lo que hay que ser valientes aún en medio de la zozobra y la aflicción. No nos dejemos atemorizar, tengamos puesta nuestra mirada en Cristo, y no nos aislemos de una forma egoísta, sino estemos dispuestos a ayudar.

    Sé parte de la misión de icrux

    El Dios que gobierna

    Es importante reconocer que Dios es soberano, Él gobierna el universo y nada sucede sin su voluntad. Nadie da buenos pronósticos hoy, como la crisis económica, pero lo que no debemos pasar por alto es que Dios puede proveer, Él tiene el control de todo. Que nuestra esperanza no esté en los hombres, pues todos fallamos; que no esté en gobiernos, los cuales en algún momento nos pueden decepcionar; que no esté en sistemas sociales, políticos o económicos, los cuales colapsan.

    Acerquémonos a Dios, Él no está lejos. “En su relación con Dios, el hombre sólo puede apelar a su bondad y misericordia porque no tiene ningún mérito frente a Él”.3 La misericordia de Dios en grande y así como estuvo con el pueblo de Israel en diferentes estadios de su existencia, estará con nosotros hoy y podrá sacarnos abantes.

    Recordemos el Salmo 46:1: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones” (RV 1960). Y digamos junto a Martín Lutero quien se inspiró en este Salmo: “Castillo fuerte es nuestro Dios, defensa y buen escudo”.4 Dios puede intervenir en medio de esta crisis, así como la intervención que se exalta en este salmo: Dios interviene en la ciudad y es un aliado indispensable de su pueblo. En la misma tradición teológica, Mateo presenta a Jesús de Nazaret como el Emmanuel (Mt 1:23), que pone de manifiesto la presencia divina con el pueblo.

    De esa manera la presencia de Dios en Jesús inspira confianza a los creyentes y es fuente de esperanza y seguridad para la humanidad: Venció al mundo (Jn 16:33), calmó las fuerzas de los vientos y las aguas (Mr4:35–41), sanó a los enfermos (Mr 7:31–37), liberó a los endemoniados (Mr 5:1–20), respondió a las necesidades de la gente (Mt 15:21–28; Mr 7:24–30), es fuente de paz (Jn20:21) e, inclusive, venció los poderes de la muerte (Mt 28:1–10; Mr 16:1–8; Jn 20:1–10).5 Confiemos en Dios que todo lo puede, pues nada de lo que ocurre en nuestro mundo le toma por sorpresa. Dios es soberano, eterno y todopoderoso, podemos descansar seguros en Él.

    Compartir

    Share on facebook
    Facebook
    Share on twitter
    Twitter
    Share on email
    Email
    Share on whatsapp
    WhatsApp

    Suscríbete

    Archivo

    Publicaciones mensuales

    Lo más popular

    Fe & Actualidad

    0 comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Para estar al día

    Publicaciones recientes

    Podcast

    Modelos de interacción entre ciencia y cristianismo

    Gonzalo Chamorro, Guillermo W. Méndez y Josué Estrada dialogan sobre las distintas reacciones o actitudes que ha tenido el cristianismo ante la ciencia en la historia. De igual manera, presentan los principales modelos de interacción entre ciencia y fe: conflicto, independencia, diálogo e integración.

    Escuchar »